Imanes

Imanes

Existen diferentes tipos de imán según el material que lo constituye: de ferrita, neodimio, samario y álnico.

Los imanes cerámicos (ferrita) disponen de un amplio campo de aplicación en cualquier tipo de industria. Gracias a su relación calidad-precio es, quizás, uno de los materiales más utilizados. Este tipo de imanes ofrecen un buen comportamiento a elevadas temperaturas (hasta 250ºC) y una buena resistencia a la desimantación.

Los imanes de Tierras Raras (neodimio y samario) son los más potentes del mercado. Este factor aumenta su campo de aplicación donde el espacio es limitado o bien donde se requiera un campo magnético elevado. Los imanes de Neodimio pueden soportar temperaturas máximas de trabajo entre 80ºC y 200ºC y los de Samario-Cobalto entre 250ºC y 350ºC. Debido a la dureza de este tipo de materiales, únicamente pueden ser mecanizados o trabajados con herramientas de diamante.

Los imanes de álnico están compuestos por una aleación de aluminio, níquel y cobalto. Este material ofrece un buen comportamiento a elevadas temperaturas (hasta 425ºC). Las bases magnéticas álnico ofrecen un amplio campo de aplicaciones en el mundo industrial.

Los imanes plásticos son el resultado de la unión entre aglutinantes  termoplásticos  y materiales magnéticos  (ferrita, NdFeB y SmCo). La fabricación puede ser por inyección, prensado, extrusionado o calandrado.

IMA dispone de imanes especiales que se adaptan a las necesidades y diseños de cada empresa y/o sector: automoción, reciclaje, construcción, robótica... Tales productos se encuentran en nuestro apartado de Imanes especiales en Ingeniería y control.

 

PDF Imanes

Powered by ClickConsulting
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de ellas. Puede cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Saber más.