Existe una buena variedad de aplicaciones de las cintas magnéticas. De hecho, en el transcurso de nuestras vidas, muchas veces entramos en contacto con cintas magnéticas sin darnos cuenta, porque estas desempeñan funciones básicas en una amplia gama de dispositivos que incluyen juguetes, ordenadores, tarjetas de crédito, máquinas de resonancia magnética y equipos comerciales, entre otros.

 

Las cintas magnéticas constituyen un elemento versátil y adecuado para organizar productos y señalizarlos, claramente visibles en algunos casos, mientras que en otras circunstancias hacen su trabajo en silencio y sin ser vistas.

Cinta magnéticaTambién nombrada como imán multiusos, por disponer de una gran variedad de aplicaciones, las cintas magnéticas son un tipo diferente de imán, utilizado por su fácil adhesión en cualquier superficie metálica, gracias a su flexibilidad y también por mantenerse magnetizadas de forma permanente.

 

Entre sus propiedades, entre las aplicaciones de las cintas magnéticas permiten ser empleadas tanto en interiores como en exteriores y son resistentes al agua y otros elementos químicos como el alcohol, una ventaja que amplía su radio de acción.

 

Las cintas magnéticas isotrópicas están imantadas en una cara y ofrece una fuerza de sujeción adecuada para una amplia gama de aplicaciones, mientras que las cintas magnéticas anisotrópica, debido a la orientación de sus partículas magnéticas, posee una mayor fuerza de atracción y puede estar imantada por una o dos caras, lo que lo hace perfecto para innumerables aplicaciones.

 

Tipos de cintas magnéticas

Entre estos tipos de cintas magnéticas, están las naturales, que son muy versátiles, porque son unos elementos que permiten ir más rápido al momento de marcar y organizar fábricas y tiendas. Estas están imantadas por una cara.

 

Las cintas magnéticas adhesivas constituyen un producto compuesto por una cara recubierta de adhesivo, ideales para fijar objetos no metálicos en superficies metálicas. Estas se pueden suministrar en materiales con diferentes acabados como en rollos o láminas de diferente espesor, longitud y anchura, así como con revestimiento de vinilo blanco, resistente a diversos agentes externos.

 

También se encuentran las cintas magnéticas denominadas “etiquetas magnéticas”, que son pequeños trozos en forma rectangular, que no rayan la superficie debido a su capa protectora transparente que son empleadas para la señalización de estanterías, por ejemplo.

 

Las etiquetas magnéticas son versátiles y adecuadas para la organización de productos en almacenes o supermercados. Los perfiles magnéticos están diseñados para el cierre de mamparas, puertas correderas, y tabiques móviles, entre otros y están disponibles en diferentes colores. Además, entre otros tipos de cintas magnéticas, se encuentran las troqueladas y la plancha magnética.

Etiquetas Magnéticas 

La primera de ella es muy parecida a las etiquetas magnéticas, pero estas se encuentran en forma de disco o aros y pueden fabricarse de diferentes tamaños. La segunda, son objetos magnéticos que se imantan por ambas caras.

 

Otras aplicaciones de las cintas magnéticas

Entre otras de las aplicaciones de las cintas magnéticas, se encuentran la rotulación para estanterías de almacenaje en oficinas o comercios y los rótulos publicitarios en superficies metálicas, o también en otro tipo de superficies como carteles publicitarios, coches y estantes, entre otros. Además, entre otras aplicaciones de las cintas magnéticas se encuentran:

 

  1. Imanes o fotografías para neveras o tableros metálicos.
  2. Porta esquís magnéticos para coches.
  3. Señalización de lugares o documentos.

 

Las cintas magnéticas están disponibles en una variedad de colores y vienen en formatos A4, pero se pueden cortar en cualquier tamaño, según el uso que se esté destinado a dársele. Estas, suelen tener un fuerte magnetismo que, como se ha explicado, permite adherirse a cualquier objeto de metal ferroso para una variedad de propósitos. Como los imanes permanentes, las cintas magnéticas retienen su magnetismo una vez magnetizados.