Antes de tratar de explicaros las diferencias principales entre un imán de tipo permanente y un electroimán, creemos necesario definir, de forma muy sencilla, en que consiste cada uno de ellos y como proporcionan su capacidad para magnetizar.

Por un lado, debemos tener en cuenta que en un electroimán el campo magnético se produce mediante la corriente que termina por reforzar el núcleo de hierro. Por este motivo podemos asegurar que cuando se desconecta la corriente eléctrica que estamos aplicando sobre el núcleo se pierde la fuerza para poder magnetizar. Por esto debemos comprender que un electroimán no es más que un imán cuyo campo magnético es producido por el paso de corriente eléctrica, jugando esta un papel fundamental para su capacidad de generar un campo magnético. Su comportamiento es muy similar al de un imán permanente, con la diferencia de que su intensidad puede controlarse, aumentarse y disminuirse, cambiando la intensidad de la corriente eléctrica que circula. Al terminar de circular la corriente, al desconectarlo, desaparece el magnetismo.

 

Por su parte el imán permanente no depende de corriente eléctrica para su funcionamiento y proporcionar su magnetismo.  Este tipo de imán está compuesto por un material ferromagnético que se magnetiza con el campo magnético externo al mismo. La capacidad de magnetización continúa incluso tiempo después de no estar en contacto con el campo magnético externo.

En una sociedad tan tecnológica, en donde cada día son necesarios nuevos avances para nuevas aplicaciones, los materiales magnéticos ocupan un papel muy importante. El uso de imanes permanentes o electroimanes, dependerá de las ventajas e inconvenientes que ambos presentan y que veremos a continuación.

 

Ventajas e inconvenientes de los imanes permanentes

  • Ventajas. No necesitan para la producción de un campo magnético ninguna fuente de alimentación. Al no tener que disponer de energía eléctrica podemos decir que es cuidadoso con el medio ambiente. Se pueden realizar imanes permanentes de diferentes tamaños por lo que es posible la realización de imanes de tamaños diminutos que puedan encajar en dispositivos pequeños.
  • Desventajas. Este tipo de imanes no producen campos magnéticos a ciertas temperaturas, por lo que no se puede utilizar para aquellos dispositivos que se puedan calentar en exceso. Con el tiempo pueden desgastar por lo que se puede ver reducido su campo magnético. El campo magnético que produce es fijo, no se puede variar, por lo que no es útil para aquellos que necesite un campo magnético cambiante.

 

Imanes permanentes IMA

 

Ventajas e inconvenientes de los electroimanes

  • Ventajas. Pueden funcionar a mayores temperaturas que los imanes permanentes y, sobre todo, permite cambiar el campo magnético con un aumento de corriente. Este se puede hacer con facilidad y permite cambiar el campo magnético durante un período de tiempo.
  • Desventajas. Para llegar a su nivel deseado es necesario el uso de gran cantidad de cobre bobinado, por lo que lo hace prácticamente imposible su uso para aquellos aparatos en donde no se cuente con espacio suficiente. Por otro lado, también existe el temor de que la aplicación de una corriente eléctrica demasiado alta puede generar un cortocircuito que deje al electroimán sin funcionamiento.

 

Electroimanes IMA

 

En IMA ofrecemos a nuestros clientes diferentes tipos de imanes, ya sea de neodimio, de ferrita, de samario, de álnico o de plástico, pero también algunos modelos de electroimanes, entre los que destacamos los siguientes: electroimanes circulares, rectangulares y de accionamiento. En nuestra página web podrás encontrar todas las características y condiciones de cada uno de ellos, de forma que puedas elegir aquel que más se ajuste a tus necesidades. Visita nuestra web y consulta cualquier duda que te pueda surgir. Estaremos encantado de ayudarte.