Antes de conocer cuál es la diferencia entra la magnetización axial, radial y diametral, es necesario saber a qué nos estamos refiriendo, exactamente, cuando hablamos de magnetización o imantación.  Al hablar de magnetización o imantación nos estamos refiriendo a la densidad -y por lo tanto a la posibilidad- que tiene un material concreto para poder ser imantado por un metal.

 

Nos vamos a referir a magnetización: la situación que se produce cuando se le aplica un campo magnético a un cuerpo determinado. Por lo general, materiales como los ferromagnéticos -metales -, cuentan con valores muy altos de magnetización y ofrecen una respuesta instantánea cuando se les aproxima un cuerpo magnético.

 

imanes IMA - Imantación


Por todo lo dicho, podemos afirmar que, al referirnos al magnetismo, lo estamos haciendo a un fenómeno físico que se sucede cuando un determinado objeto produce una fuerza -para atraer o repeler-a otro cuerpo.

 

Los objetos de los que nos rodeamos en nuestro día a día, están compuestos por diferentes tipos de materiales: vidrios, metales, telas, plásticos, papel, etc. Esto nos hace preguntarnos si todos estos objetos tienen la misma capacidad de respuesta ante una magnetización o imantación. Podemos afirmar que las leyes de la física indican que, en mayor o menor grado, todos los objetos pueden ser dominados por un campo magnético. Pero es cierto que, ciertos materiales, como el plástico, presentan grandes dificultades y resulta muy complicado de observar. Completamente diferentes ocurre con los metales, como el níquel, hierro o cobalto, donde podemos ver sus propiedades magnéticas con mucha más facilidad.

 

Podemos ver con facilidad un proceso de magnetización o imantación cuando acercamos un imán a cualquier metal. En este proceso podemos ver como la parte metálica del objeto se une con fuerza al imán, resultando difícil su separación sin aplicar algo de fuerza.

 

imanes alnico - Imantación


Esto se produce debido a que los cuerpos están formados por tres tipos de partículas que se conocen como protones, neutrones y electrones. Estos últimos, los electrones, tienen la capacidad de ser imanes. En los cuerpos en los que están presentes los electrones pueden estar dispersos, pero, lo cierto, es que es habitual que se concentren en una dirección única, de forma que producen fuerza magnética.

 

Al hablar de magnetización axial, radial y diametral debemos indicar que la diferencia la encontramos en la línea de inducción. Mientas que en la axial esta línea de inducción va de una cara a otra. En la radial podemos indicar que la línea de inducción magnética va a través del radio. Por último, en la diametral, que solemos ver que se aplica a aros, discos y cilindros, decimos que la línea de inducción circula a través del diámetro.