La relación entre los imanes y la minería es mucho mayor de la que pudiese parecer a primera vista. En primer lugar, porque muchos de los componentes magnéticos o de los componentes no-magnéticos pero magnetizados que se usan en la elaboración de los imanes tanto domésticos como industriales, son extraídos por la industria minera para luego ser procesados y tratados hasta configurar el imán tal y como queda en su versión final.

 

Extracción de minerales gracias a los imanes


Sin embargo, no es ésta la única relación entre esos imanes y la industria del sector minero. Así, hay que tener en cuenta que cuando se realiza una extracción de un mineral como podría ser, por ejemplo, el carbón, se emplea en dicha extracción un amplio abanico de máquinas y de dispositivos mecánicos que funcionan en muchas ocasiones con energía eléctrica y con componentes de electrónica que llevan imanes en su mecanismo.

 

Además, las máquinas que se emplean en la industria minera, tienen que ser protegidas regularmente de la interferencia de los materiales magnéticos presentes en las capas de los minerales que están siendo extraídos. Así, si a la hora de extraer carbón en una mina no se protegen debidamente las máquinas con la colocación de imanes de defensa, es posible que los minerales magnéticos presentes en el carbón puedan acabar generando algún tipo de daño a la máquina además de, cómo no, contaminar con su presencia el material que está siendo extraído.

 

Este tipo de materiales magnéticos son conocidos en la industria minera con el nombre de “materiales férricos contaminantes” y tienen la particularidad de tener la capacidad de dañar la maquinaria y reducir considerablemente su vida útil. Sin embargo, es posible instalar bandas magnéticas en las maquinarias para proteger la maquinaria que se dedica a la actividad extractiva.

 imanes mineria


Imanes para la limpieza de minerales


Además, una vez que los áridos son extraídos, otra de las aplicaciones de los imanes en la industria minera entraría durante el período de tratamiento de las materias primas. Así, por ejemplo, en el caso del carbón; este carbón extraído en la actividad minera debe de ser lavado y procesado para poder ser útil y eficaz como material combustible. Si bien es cierto que entran en juego otras técnicas de depuración como el lavado del carbón; no menos cierto es que la actuación de imanes a lo largo de las cintas transportadoras, permite librar al carbón o cualquier otra materia prima extraída de la mina de su carga magnética y de los materiales de origen magnético que pueden estar contaminándolo.

 

Estos materiales magnéticos presentes en los áridos que son transportados por cintas transportadoras en la industria minera pueden ser extraídos y separados a través de imanes como los IMA OV-E, que elimina las piezas magnéticas del dispositivo y lo mantiene limpio o; por ejemplo, por las placas magnéticas con aletas, que se encargan de realizar el mismo tipo de actividad y que no sólo están presentes en la industria de la minería sino que también lo están en la de la alimentación donde se usan de modo similar.

 

Así, como hemos visto, los imanes y los materiales magnéticos con los que están hechos no sólo son extraídos de la tierra a través de la industria minera; sino que también juegan un papel muy importante en la extracción de cualquier otro mineral tanto protegiendo las máquinas que lo extraen como actuando de forma constante a lo largo de todo el proceso para mantener la materia prima extraída libre de la presencia de cualquier material magnético que la pudiese contaminar.