Recubrimiento magnético, una necesidad

Los imanes de ferrita, los imanes de neodimio o incluso las bases magnéticas se utilizan para una variedad de aplicaciones en tecnología, en la industria y también con fines médicos. Existe la necesidad de proporcionar los imanes con una protección para su superficie y contra la corrosión, el recubrimiento para imanes.


imanes ima

 

Tipos de recubrimientos para imanes

Recubrimiento NiCuNi: El recubrimiento de níquel está compuesto por tres capas, es decir, níquel-cobre-níquel. Este tipo de recubrimiento es el más utilizado y proporciona protección contra la corrosión del imán en situaciones al exterior. Los costos de elaboración son bajos. La temperatura máxima de trabajo es de aproximadamente 220-240ºC. Este tipo de recubrimiento se utiliza en motores, generadores, para dispositivos médicos, sensores, aplicaciones automotrices, de retención, procesos de deposición de película delgada y bombas.

 

Níquel negro: Las propiedades de este revestimiento son similares a las del recubrimiento de níquel, con la diferencia de que se genera un proceso adicional, el conjunto de níquel negro. Propiedades similares a las del niquelado convencional, con la particularidad que este recubrimiento se utiliza en aplicaciones que se requiera que el aspecto visual de la pieza no sea brillante.

 

Oro: Este tipo de recubrimiento se utiliza a menudo en el campo médico y también es adecuado para su uso en el cuerpo humano. Hay una aprobación de la FDA (Food and Drug Administration). Debajo del recubrimiento de oro hay una subcapa de Ni-Cu-Ni. La temperatura máxima de trabajo también es de unos 200°C. Además del campo de la medicina, el chapado en oro también se utiliza para joyería y fines decorativos.

 

Zinc: Si la temperatura máxima de trabajo es inferior a 120°C, este tipo de recubrimiento es adecuado. Los costos son menores y el imán está protegido contra la corrosión en el aire libre. Puede pegarse al acero, aunque, se debe usar un adhesivo especialmente desarrollado. El recubrimiento de zinc es adecuado siempre que las barreras protectoras para el imán sean bajas y prevalezcan bajas temperaturas de trabajo.

 

Parileno: Este recubrimiento también está aprobado por la FDA. Por lo tanto, se utilizan para aplicaciones médicas en el cuerpo humano. La temperatura máxima de trabajo es de aproximadamente 150°C. La estructura molecular consiste en compuestos de hidrocarburo en forma de anillo con sustituyentes de H, Cl y F. Dependiendo de la estructura de la estructura molecular, se distingue diferentes tipos como: Parylene N, Parylene C, Parylene D y Parylene HT.

 

Epoxy: Recubrimiento que proporciona una excelente barrera contra la sal y el agua. Existe una muy buena adhesión al acero, si el imán está pegado con un adhesivo magnético especial. La temperatura máxima de trabajo es de aproximadamente 150°C. Los revestimientos epoxídicos suelen ser de color negro, pero también pueden estar hechos de color blanco. Las aplicaciones se pueden encontrar en el sector marítimo, motores, sensores, bienes de consumo y el sector del automóvil.

 

Imanes inyectados en plástico: o también llamado sobremoldeado, su principal característica es su excelente protección del imán contra roturas, impactos y corrosión. La capa protectora proporciona una protección contra agua y sal. La temperatura máxima de trabajo depende del plástico utilizado (acrilonitrilo-butadieno-estireno).

imanes ima

PTFE en forma (teflón): Al igual que el recubrimiento inyectado / plástico también proporciona una excelente protección del imán contra roturas, impactos y corrosión. El imán está protegido contra la humedad, el agua y la sal. La temperatura máxima de trabajo es de alrededor de 250°C. Este recubrimiento se utiliza principalmente en las industrias médicas y en el sector alimentario.

 

Caucho: El recubrimiento de goma protege perfectamente de roturas, impactos y corrosión. Cuando se desliza del acero, el material de caucho produce una muy buena fricción. La temperatura máxima de trabajo es de alrededor de 80-100°C. Un ejemplo claro son las bases magnéticas con recubrimiento de caucho.

 imanes ima

Rodio: Los recubrimientos de rodio le dan al imán una muy buena resistencia a los arañazos y al deslustre. El imán también está protegido contra la corrosión. Además, el revestimiento de rodio le da al imán un aspecto muy decorativo. La temperatura máxima de trabajo es de alrededor de 200°C. Los recubrimientos de rodio se utilizan para joyería, medicina y la industria automotriz.

 

Nitrato de titanio (TIN): También es un recubrimiento aprobado por la FDA y es apto para utilizar en aplicaciones con el cuerpo humano. Está formado por una capa dura con una unión muy fuerte al imán. Además, proporciona resistencia a la mayoría de los productos químicos. La temperatura máxima de trabajo es de aproximadamente 500°C y su uso principal es en el sector de la medicina.

 

Cobre / Cromo / Plata: Este tipo de recubrimiento se usa principalmente con fines decorativos. La temperatura máxima de trabajo es de alrededor de 200°C.

 

Asesoramiento profesional sobre cómo proteger su imán

Algunos imanes como, los imanes de neodimio y las bases magnéticas requieren una protección en su superficie adecuada para un funcionamiento correcto, permanente y sin problemas. Qué protección es más adecuada en cada caso individualmente, dependerá de las diferentes condiciones de uso y aplicación del imán. Proporcionamos a nuestros clientes, consejos y soluciones para obtener la mejor aplicación del imán. Dejamos a su disposición nuestra amplia experiencia en el sector del magnetismo. Póngase en contacto con nosotros y estaremos encantados de contestar su consulta.