En muchos procesos técnicos, es muy importante separar las partículas de hierro contenidas del resto de la masa. En el sector alimentario, la separación magnética de ciertas partículas de los productos alimentarios es fundamental. Ya que estos elementos ferromagnéticos podrían dañar tanto las máquinas de trabajo como el producto a tratar.


 separadores magneticos


Función de separadores magnéticos

Los separadores magnéticos a menudo se diseñan en forma de barra. Dependiendo de las condiciones especiales y los requisitos funcionales, se utilizan como barras para un filtro magnético individual o como rejillas magnéticas. La disposición de densidad de las varillas del filtro magnético depende del rendimiento total del material a separar.

Los separadores magnéticos con varillas magnéticas giratorias garantizan una alta eficiencia de separación de partículas magnéticas. Para material de rendimiento delgado, se recomienda un separador lineal con varillas magnéticas. En muchos casos, los filtros y separadores continuos proporcionan una gran eficacia en la separación con un rendimiento alto.

 

Aplicaciones recomendadas de los separadores magnéticos y las placas magnéticas

Un criterio decisivo para la división de los imanes y su posterior aplicación es el material del que están hechos. Los materiales más utilizados para la elaboración de placas magnéticas y otros separadores magnéticos son ferrita, neodimio, samario y alnico.

La ferrita tiene una buena relación precio-rendimiento y se puede usar a temperaturas de trabajo de hasta 250°C. Por lo tanto, a menudo se usa como material magnético porque también tiene una alta resistencia a la desmagnetización.


placas magneticas


Si se requiere un campo magnético particularmente fuerte en un espacio reducido para la aplicación, hablamos de los materiales magnéticos de tierras raras, como el neodimio y samario. Las temperaturas de trabajo del neodimio están entre 80°C y 250°C.

Cuando necesitamos temperaturas de trabajo más altas, el samario está disponible como material magnético, que puede soportar un mayor rango de temperatura entre 250°C a 350°C. Sin embargo, este material se caracteriza por su alta dureza y, por lo tanto, solo puede ser modificado con herramientas de diamante. Si se producen temperaturas de trabajo aún mayores, entran en juego los imanes de Alnico, que conservan su funcionalidad completa hasta 425°C. El alnico es una aleación de aluminio con otros componentes como níquel y cobalto. Para aplicaciones especiales, están disponibles imanes de plástico hechos de diversos materiales magnéticos, como ferrita, neodimio y samario. Estos diferentes materiales están conectados entre sí por medio de aglutinantes termoplásticos y, por lo tanto, pueden adaptarse geométricamente al contorno necesario para cualquier aplicación requerida. Los métodos prácticos de trabajo para su producción son inyección, prensado, soldadura y calandrado.

IMA tiene una amplia experiencia en el campo de la separación de partículas magnéticas y, por lo tanto, puede responder de manera competente a cualquier solicitud al respecto y brindar asesoramiento profesional.

 

Conclusión sobre la separación magnética

La necesidad de separación de partículas magnéticas existe debido a la protección del dispositivo mecánico y de los materiales manipulados. Las diferentes posibilidades para la separación magnética, ya sea a través de placas magnéticas o separadores magnéticos, requieren conocimientos especializados para cada aplicación concreta, que solo pueden cubrirse con una gran experiencia.

Si se tiene que resolver algunos problemas de separación de partículas magnéticas, no dude en contactar con IMA. Le sorprenderán nuestras habilidades para resolver problemas, como muchos otros antes que usted.