En aplicaciones industriales, elegir el tipo de imán tiene implicaciones importantes en el diseño de un motor, los costes del proyecto y el rendimiento en general. En consecuencia, es importante saber que, antes de tomar cualquier decisión, saber por qué los imanes de neodimio en un motor puede que sea la elección adecuada.

 

Para determinar el uso de los imanes de neodimio en un motor es necesario comprender las cualidades que distinguen a los imanes y sus posibles aplicaciones:

 

  • Remanencia: la fuerza magnética del material.
  • Producto energético: la cantidad máxima de energía magnética que se puede entregar al máximo rendimiento.
  • Coercividad intrínseca: la resistencia del material a la desmagnetización, esencialmente, una medida de estabilidad a medida que aumenta la temperatura.
  • Temperatura de Curie: la temperatura a la cual las propiedades magnéticas de un material se vuelven ineficaces.

 

Una vez aclarado ese punto, hay que destacar que de los cuatro tipos principales de imanes, los imanes de neodimio son de los más utilizados en motores para vehículos híbridos y vehículos eléctricos. Los imanes de neodimio tienen una mayor remanencia, junto con una mayor coercitividad y producción de energía, pero a menudo una temperatura de Curie más baja que otros tipos.

 

Imanes para motor


Se han desarrollado aleaciones especiales en los imanes de neodimio en un motor que incluyen terbio y disprosio con una temperatura de Curie más alta, lo que les permite tolerar temperaturas de hasta 200 ° C. Debido a esto, ningún otro material magnético puede igualar su rendimiento de alta resistencia, por lo que su aplicación en vehículos, por ejemplo, ha aumentado considerablemente.

 

Y es que los imanes de neodimio son los imanes más fuertes del mundo. Debido a su fuerza, incluso los imanes pequeños pueden ser efectivos y esto también los hace increíblemente versátiles. Este tipo de imán se ha utilizado para muchos propósitos y sin él muchos de los avances en los últimos 30 años no hubieran sido posibles.

 

El uso de los imanes de neodimio en un motor, en este caso, motores eléctricos, dependen de una combinación de un electroimán y un imán permanente, generalmente un imán de neodimio para convertir la energía eléctrica en energía mecánica.

 

Futuro prometedor en aplicaciones que usan motores

El uso de los imanes de neodimio en un motor es una de las aplicaciones más prometedoras, porque incluyen los últimos vehículos eléctricos e híbridos, que a menudo se basan en imanes de tierras raras. Hay algunas razones especiales disponibles para que las personas utilicen imanes de neodimio en lugar de otros tipos de imanes como los imanes permanentes de cerámica y la ferrita.

 

Cuando llegamos a las aplicaciones industriales, casi todas buscan un mayor rendimiento con la máxima eficiencia. Por ejemplo, cuando tomamos los vehículos eléctricos, un motor liviano de alto rendimiento reduce la cantidad de energía que se debe transportar en forma de hidrógeno, gasolina o baterías.

 

El desarrollo de imanes de neodimio ha dado vida a un gran futuro para las empresas que dominan la industria del automóvil, como uno de los principales fabricantes japoneses, que en sus últimos modelos ha utilizado 30 kilogramos de materiales de tierras raras y los imanes de neodimio han adquirido un gran porcentaje de ella.

 

Ofrecen alto rendimiento

Los motores que contienen imanes de neodimio ofrecen un alto rendimiento en comparación con un motor tradicional del mismo tamaño. Por lo tanto, también se utilizan en aerogeneradores y generadores, en los cuales la eficiencia a largo plazo es esencial.

 

Los imanes de neodimio son pequeños, pero se han convertido en pieza importante en los motores. Estos imanes se descubrieron en el año 1982, gracias a un esfuerzo conjunto de General Motors, China Academy of Science y Smitomo Special Metals que buscaban un método conveniente para aumentar la eficiencia y la eficacia de los motores.

 

Los imanes de neodimio se desarrollaron en respuesta a los costosos imanes de cobalto de samario. En este momento, el neodimio es considerado como el más barato y más fuerte de los imanes de tierra como resultado de esos esfuerzos.